Orquídeas de Valsaín
Anfibios
Salamandra
Tritón Jaspeado
Sapo Partero
Sapillo Pintojo
Sapo de Espuelas
Sapo Común
Sapo Corredor
Rana Común
Ranita de S.Anton
Rana Patilarga
Otras Especies
dos Un tres
 

Abril, 9 p.m, Montes de Valsaín. Cae la noche y la temperatura es más alta que los días anteriores. Llueve. De debajo de los troncos, raíces, piedras, del interior de las huras, las cavidades y cuevas van saliendo lentamente. Sus movimientos son torpes e inconstantes. Son decenas, centenas acercándose a las charcas, los abrevaderos, el pantano,  los arroyos, las fuentes, las acequias, los ríos… Cientos de ojos adaptados a la noche, vigilan desde el agua. Ojos de extraños colores, de pupilas verticales. Pronto un primer sonido extraño, gutural, llama a otro, en poco tiempo cientos de cantos se pueden escuchar, algunos como tocados por una flauta monótona, otros rápidos y rasposos. La noche pierde su silencio. Prácticamente en todos los medios acuáticos de Valsaín se está produciendo el primitivo cortejo, el  extraño apareamiento. Sus pieles viscosas y llenas de verrugas, su ancha boca y ojos saltones, sus extraños colores, sus raros movimientos, sus secreciones corporales…

Si atendemos a todos estos detalles no es extraño que el ser humano haya aborrecido a los anfibios desde tiempos inmemoriales. Leyendas sobre brujas y aquelarres aderezadas por jugos de sapos frotados contra la piel, de animales que escupen, que dejan ciego o calvo, de aguas ponzoñosas por la presencia de los bichos, de encuentros casi mortales, de animales que atraen el fuego y no arden, de enormes escuerzos de tamaños colosales… han hecho de los anfibios animales perseguidos con saña por el hombre. Las piedras, los palos, las azadas han sido utilizadas contra ellos cuando la casualidad les ha puesto unos enfrente de los otros. Sólo algunas especies no verrugosas y más diurnas han sobrevivido a los rumores y leyendas y no han sucumbido a la repulsión atávica que estos animales han provocado en el hombre.

 
 

Anfibios de Valsaín

 
   
 

Nada más lejos de la realidad de unos animales prácticamente inofensivos y bastante beneficiosos, en cuanto a su faceta de enormes comedores de insectos y arácnidos.
Los anfibios son unos animales fascinantes, que se incluyen en uno de los grupos más antiguos sobre la faz de la tierra, herederos de los peces. La palabra anfibio hace relación a su doble vida, acuática cuando sólo se trata de una larva y terrestre durante la mayor parte de la vida adulta. Estos curiosos animales son capaces de respirar de tres maneras distintas, mediante branquias durante el período larvario, mediante la piel que puede tomar oxígeno del agua y del aire y mediante pulmones que sólo pueden tomar el oxígeno del aire. Para facilitar el intercambio gaseoso a través de la piel, esta debe estar siempre humedecida y elástica, por ello presentan glándulas mucosas que las mantienen húmeda y un proceso hormonal que hace que esta sea mudada periódicamente. Para facilitar la llegada a la periferia y a su vez a los pulmones de la sangre pobre en oxígeno, los anfibios poseen un corazón con dos aurículas y un solo ventrículo donde va a parar la sangre arterial y la venosa.
El sentido del oído es también peculiar en los anfibios pues presentan dos canales auditivos, uno muy similar al de la mayoría de los vertebrados y otro adaptado a las bajas frecuencias, por debajo de los 1000 Hz, que se muestra útil en la reproducción y que es también capaz de captar sonidos propagados por el suelo y a través de su propio cuerpo. Su olfato es también doble, teniendo epitelio sensible a los olores y disponiendo a su vez de un órgano de Jacobson similar, aunque no tan evolucionado, a los reptiles. La vista no es mala, aún se desconoce la presencia de los llamados bastones verdes en la retina, ausentes en el resto de vertebrados. Sus ojos similares a los de los peces, producen el enfoque por acercamiento y alejamiento del cristalino a la retina. Sus extraños dientes que son repuestos siempre que se pierden. Los pigmentos de la piel que en ocasiones cambian rápidamente y que presentan tres tipos de células de color o cromatóforos: los melanóforos responsables de los colores pardos o negros, los xantóforos que dan lugar a pigmentos amarillos, naranjas o rojos y los iridófilos de colores azules. Sus métodos de reproducción variados como la fecundación externa de los anuros, cordones o paquetes de huevos fecundados por el esperma del macho en el agua., o fecundación interna, donde el macho libera una cantidad de esperma en una bola llamada espermatóforo que es tomada por la hembra e introducida en su cloaca, en los urodelos. Sus medios defensivos también complejos como el mimetismo de algunas ranas, el hinchamiento de los sapos, estructuras punzantes como las costillas de los gallipatos o glándulas secretoras de sustancias alcaloides. Los anfibios son unos animales sorprendentes que han colonizado prácticamente todos los medios y que han llegado a nuestros días, en muchos de los casos, con terribles problemas para garantizar su subsistencia. El deterioro o eliminación de sus zonas de reproducción y vida, que sistemáticamente estamos realizando que crean poblaciones inconexas y con poca variedad genética. Los continuos atropellos de los que son víctima en nuestras carreteras. La persecución continua y muerte basada en absurdos mitos y leyendas. La introducción de mortales hongos en zonas donde nunca estuvieron, que provocan extinciones locales masivas y la subida continuada de la temperatura del planeta, son amenazas que hacen peligrar de un modo u otro las, al menos, 4300 especies de estos animales que pueblan La Tierra.

El “catálogo” de anfibios de los Montes de Valsaín se compone, según la bibliografía de 10 especies. De entre ellas el tritón ibérico, cuyas citas, a tenor de su distribución en la Sierra de Guadarrama y de que en nuestras prospecciones no lo hemos podido encontrar en los límites del monte, ni siquiera en toda la provincia de Segovia, hace que las pongamos en cuarentena hasta recibir mejores informaciones o prospectar aún mas exhaustivamente nuestros montes.
Aún así hemos encontrado hasta 11 especies en los Montes de Valsaín si incluimos el sapo de espuelas (pelobates cultripes) que, aunque no estaba citado se han encontrado evidencias (larvas) de su reproducción en El Parque, así como el gallipato (pleurodeles walt) del que se han encontrado un par de ejemplares adultos dentro de los límites del Monte.

Teniendo estos datos en cuenta: 11 especies presentes dentro de los Montes de Valsaín, de las 13 que hemos encontrado dentro de la provincia de Segovia (antiguamente se consideraban 14 debido a que se incluia el sapillo pintojo meridional (Discoglossus jeanneae) del que la AHE en su última Lista Patrón vuelve a colocar como una subespecie de Discoglossus galganoi), podemos afirmar que en las, poco más de 10.000 hectáreas del Monte, están:

  • el 85 % de las especies de anfibios de la provincia
  • el 38 % de la especies de la Península Ibérica

todo esto en un enclave que apenas supone el 0,022% del territorio peninsular. Además aunque fuera de los límites del Monte, lindando con él, en la zona de Revenga, hemos encontrado el sapo partero ibérico (alytes cisternasii) lo que hace que, obviamente, sean Los Montes de Valsaín, una de las zonas para anfibios más importante de la provincia de Segovia y también un enclave importante dentro de la Península ibérica.

Sobre todas estas espeices hablaremos a lo largo de este monográfico: la rana común, la de San Antonio y la patilarga.  Los sapos común, corredor, de espuelas pintojo ibérico y partero común. Y los urodelos: tritón jaspeado, salamandra y gallipato.

 

A la mañana siguiente todo desaparecerá, todo menos largos cordones de huevos, o viscosas bolsas de estos.  Si la charca permanece con agua algún mes más, quizá una nueva generación seguirá llenando de misterio las noches de los Montes de Valsaín. Quizá nuestros nietos los vean con ojos protectores y amables. Mientras tanto, aliados de la noche, seguirán recorriendo nuestros montes y acercándose a las charcas para ritualizar una vez más sus ancestrales cortejos.

 

 
   
 

Para saber más sobre los anfibios:

  • Distribución y protección de los anfibios y reptiles de las Sierras de Guadarrama, Somosierra y Ayllón 

Lizana, M., Morales, J. J., López González, F. J., Martín Sánchez, R., del Arco Díaz, C.
Edita Premios de V Concurso sobre el Medio Ambiente, Caja Segovia.  © 1994

  • Los anfibios y reptiles de la comunidad de Madrid 

M.G.Paris, C.Martín, J. Dorda Y M.Esteban
Edita Monografías de la comunidad de Madrid Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación.   © 1989

  • Anfibios españoles

Alfredo Salvador, Mario García Paris ED.
Esfagnos Canseco Editores  © 2001

  • Guía de campo de los Anfibios y Reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias

Luis Javier Barbadillo, Jose Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado ED. GeoPlaneta. © 1999

  • Anfibios y Reptiles de la Península Ibérica, Baleares y Canarias. Nuevas Guías de Campo

Albert Masó y Manuel Pijoan
Edita Omega © 2011

  • La fauna de la provincia de Segovia

Javier Sanchez Vaquero y Valentin Pérez-Mellado. Obra Cultural de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segovia. ©1983

  • Conservación de las poblaciones de vertebrados amenazados y bioindicadores de medios acuáticos del Sistema Central Segoviano

Pablo García Díaz y Miguel Lizana Avia. Caja Segovia Obra Social y Cultural.© 2007

  • Guía de INCAFO de los anfibios y reptiles de la Península Iberica, Islas Baleares y Canarias

Luis Javier Barbadillo Escriva; Aurora Martínez de Castilla.  Madrid : INCAFO. ©1987.

  • Anfibios y reptiles de la Península Ibérica e Islas Baleares

Toni Aragon Rebollo.  Editorial Ediciones Jaguar © 2006

  • Anfibios de Peñalara. Identificación y conservación

Iñigo Martínez-Solano/Mario García-París/Jaime Bosch. Edita Comunidad de Madrid © 2006

  • Naturaleza en Castilla y León. Los anfibios

Francisco Javier Diego-Rasilla/Manuel E.Ortiz-Santaliestra. AHE. Edita Caja de Burgos © 2009

  • Atlas y Libro Rojo de los Anfibios y Reptiles de España

Edita Organismo Autónomo de Parques Nacionales © 2004

  • Guía sonora de las Ranas y Sapos de España y Portugal (CD)

R. Márquez/E. Matheu.  Editorial Alosa

  • Guía de los Anfibios y Reptiles de la Rioja

Carlos Zaldívar Ezquerro y Eduardo Ruiz Baltanás.Edita Gobierno de La Rioja © 2013

  • Guía de los anfibios del Sureste Ibérico

VVAA.  Edita Asociación Columbares © 2013

 

En Internet:


 
   
Inicio | Sobre mi | Firmar libro visitas | Leer libro visitas | Contactar