Anfibios de Valsaín
Anfibios
Salamandra
Tritón Jaspeado
Sapo Partero
Sapillo Pintojo
Sapo de Espuelas
Sapo Común
Sapo Corredor
Rana Común
Ranita de S.Anton
Rana Patilarga
Otras Especies
dos Un tres
 

Descripción:
La Rana Patilarga es una rana poco robusta, que no sobrepasa los 7 cm. de longitud, aunque lo normal es que tenga un tamaño mucho menor de hasta 5,5 cm., siendo de mayor talla las poblaciones del Sistema Central que las del norte peninsular. Tiene la cabeza y el hocico puntiagudo y el tímpano pequeño y poco visible. La pupila es elíptica horizontal.
Presenta unos pliegues en los laterales del dorso que son relativamente paralelos entre sí y visibles.
Los miembros anteriores presentan tres tubérculos en las palmas y tienen 4 dedos que tienen a su vez tubérculos por debajo de cada articulación. Los miembros posteriores son muy largos, normalmente sobrepasando la articulación entre la tibia y el tarso, el extremo de la cabeza si son plegados hacia delante. Tienen cinco dedos con membranas interdigitales bastante visibles y tubérculos por debajo de las articulaciones además de un tubérculo metatarsal interno.
La parte superior suele tener coloración parda variable yendo del pardo oscuro-gris negruzco hasta tonos rojizos sobre todo en los juveniles. Puede ser liso, con algunas motas (manchas blanquecinas) o incluso presentar una mancha en forma de v invertida en la espalda. Posee una mancha oscura postocular que se prolonga por el ojo y luego de manera más fina hasta las narinas. Por debajo de esta franja se puede ver una más estrecha y blanquecina que recorre la mayor parte del labio superior. Los miembros posteriores tienen franjas transversales más oscuras bastante patentes.

 
  Ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica), fotografiado en el Arroyo del Telégrafo.  
  Ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica), fotografiado en el Arroyo del Telégrafo.  
   
   
 

Partes inferiores blanquecinas o pardo-amarillento, incluso con tintes rosas en las regiones femoral y anal. Garganta con un retículo grisáceo u oscuro que deja una banda o línea central más clara característica de la especie.
Las hembras son más grandes que los machos, que son más esbeltos y normalmente se quedan por debajo de los 4 cm., teniendo estos los miembros anteriores más robustos que las hembras y durante la época de celo tienen callosidades nupciales grises o negras en el dedo más interno de cada mano.

 
  Garganta de ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica) mostrando el color jaspeado oscuro que presenta una linea central más clara. Este es uno de los rasgos que le diferencian del resto de ranas pardas de la Península Ibérica, aunque en los Montes de Valsaín no existe posible confusión al no existir ninguna expecie más de las denominadas ranas pardas.  
  Garganta de ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica) mostrando el color jaspeado oscuro que presenta una linea central más clara. Este es uno de los rasgos que le diferencian del resto de ranas pardas de la Península Ibérica, aunque en los Montes de Valsaín no existe posible confusión al no existir ninguna expecie más de las denominadas ranas pardas.  
 

Los renacuajos pueden medir hasta 5 cm. de longitud, y tienen el espiráculo situado en el lado izquierdo. Las partes superiores son pardas o grises y presentan a veces tonos rojizos o negruzcos, siendo la zona ventral muy oscura con algunas machas blanquecinas o doradas que también aparecen en la cola. La cresta es alta y se inicia en la parte posterior del cuerpo acabando con un extremo terminado en punta corta y redondeada. El vientre es bastante transparente pudiéndose apreciar en la mayoría de los casos los intestinos del animal.

 
  Detalle de mancha postocular oscura que se prolonga por el ojo y de manera más fina hasta las narinas. Por debajo de esta franja se puede ver una más estrecha y blanquecina que recorre la mayor parte del labio superior.  
  Detalle de mancha postocular oscura que se prolonga por el ojo y de manera más fina hasta las narinas. Por debajo de esta franja se puede ver una más estrecha y blanquecina que recorre la mayor parte del labio superior.  
   
   
 

Biología y ecología:

Se trata de una especie endémica de la Península Ibérica, que vive en el noroeste peninsular llegando al centro de España a través del Sistema Central hasta la Sierra de Guadarrama, aunque seguramente los requerimientos de humedad, pluviosidad, calidad y pureza de las aguas hacen que no baje de la Sierra hacia las regiones de la meseta.
En Segovia la podemos encontrar asociada siempre a arroyos de montaña y lagunas glaciares o de turbera de los dos tercios occidentales de la Sierra de Guadarrama, y en Valsaín se la puede encontrar en arroyos fríos y umbrosos del pinar, a veces en el entorno de aguas rápidas y otras veces en las pozas asociadas a arroyos agostados, arroyos del Telégrafo, de La Cueva del Monje, Peñalara, etc y también la hemos encontrado en las charcas temporales de deshielo que se forman en las turberas, por ejemplo en el entorno de Majada Aranguez.  No la hemos encontrado por debajo de los 1200 metros.

 
  Ejemplar juvenil de rana patilarga (Rana iberica). Los ejemplares juveniles suelen presentar tonalidades más rojizas que los adultos.  
  Ejemplar juvenil de rana patilarga (Rana iberica). Los ejemplares juveniles suelen presentar tonalidades más rojizas que los adultos.  
 

Se trata de una rana de hábitos terrestres y acuáticos que llega hasta los 2200 m.s.n.m. en Gredos y que podemos encontrar en las inmediaciones de cursos de aguas no alejándose más de 10 metros del cauce.
Presenta en los montes de Valsaín una hibernación invernal, permaneciendo inactiva de Noviembre/Diciembre a Abril/Mayo, permaneciendo oculta entre la vegetación  (raíces, tocones).

 
  Ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica).  
  Ejemplar adulto de rana patilarga (Rana iberica).  
 

Tiene actividad tanto diurna como nocturna y dicha actividad desciende en lo más caluroso del verano y se acrecienta en los días lluviosos o nublados. En el Sistema Central, el celo comienza en Abril o Mayo, con amplexos de tipo axilar que con frecuencia son nocturnos y empiezan en tierra para trasladarse finalmente al agua. Durante este las hembras depositan sacos globosos de huevos en los remansos de los arroyos, adheridos a piedras o vegetación e incluso en el fondo en las pozas de turberas. En total pueden poner entre 100 y 450 huevos que miden de  0,2 a 0,4 mm. La época larvaria tiene una duración variable aunque se comienzan a ver los primeros metamorfoseados a partir de Septiembre, midiendo estos 13 mm.

 
  Ejemplar subadulto de rana patilarga (Rana iberica). Las tonalidades son más oscuras, pareciéndose más a la coloración definitiva.  
  Ejemplar subadulto de rana patilarga (Rana iberica). Las tonalidades son más oscuras, pareciéndose más a la coloración definitiva.  
   
   
 

Los machos alcanzan la madurez sexual antes que las hembras, incluso con longitudes corporales en torno a  3 cm. (aproximadamente a los 2 años). En zonas de montaña, como la que nos ocupa, pueden vivir hasta 5 ó 6 años siendo las hembras algo más longevas, con algún caso constatado de hasta 9 años de vida en libertad.
Los adultos se alimentan principalmente de insectos (dípteros, tricópteros y coleópteros), incluyendo alguna mariposa u hormiga, y arácnidos.
Entre sus depredadores podemos encontrar lechuzas, culebras viperina y de collar, visón americano y nutria.
Los renacuajos son comidos por tritones, truchas e insectos acuáticos.
Aquello que amenaza su supervivencia es la alteración y destrucción del hábitat y zonas de reproducción con la creación de pequeñas presas en ríos y arroyos, así como la introducción de especies alóctonas que predan sobre ellas.

 
  Hembra adulta de rana patilarga (Rana iberica)  
  Hembra adulta de rana patilarga (Rana iberica)  
   
   
 

 

 
Inicio | Sobre mi | Firmar libro visitas| Leer libro visitas | Contactar