Culebra de collar (Natrix natrix)
Reptiles Valsaín
Galápago Leproso
Lagartija Noroccidental
Lagartija Roquera
Lagartija Carpetana
Lagartija Colilarga
Lagartija Cenicienta
Eslizón Tridáctilo
Lagarto Ocelado
Lagarto Verdinegro
Culebra de Escalera
Culebra de Collar
Culebra Viperina
Culebra Lisa Meridional
Culebra Lisa Europea
Víbora Hocicuda
Otras especies
dos Un tres
 

Descripción:

Se trata de una culebra mediana,  en nuestras latitudes no suele superar los 120 cm para las hembras más grandes y apenas superan el metro de longitud los machos mayores. La cabeza es grande y ancha y se diferencia bien del resto del cuerpo, el hocico es redondeado y ancho. Las escamas dorsales son aquilladas y resultan rasposas al tacto.
Antes era considerada una subespecie de la Natrix natrix (Culebra de collar) que se distribuye por buena parte de Europa y que tiene una gran cantidad de diseños, pero finalmente se ha considerado que en la Península Ibérica se encuentra la especie Natrix astreptophora (Culebra de collar mediterránea) (menos en el Valle de Arán que parece que se encontraría la espeice Natrix natrix). Las diferencias morfológicas son muy pequeñas, pero Natrix astreptophora se caracterizaría por tener el iris rojizo o anaranjado y porque el collar, que da nombre a la especie, desaparece en los ejemplares adultos de gran edad.

El diseño del adulto en la Sierra de Guadarrama es verde-oliváceo con algunas manchas oscuras distribuidas  por todo el cuerpo, el vientre es blanquecino o gris verdoso, con algunas manchas oscuras distribuidas de manera ajedrezada (hay ejemplares con el vientre oscuro).
 
 

Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la fotografía se observa aún algo de la mancha oscura que en su día fue el collar y que da nombre a la especie. En los ejemplares más viejos de la subespecie presente en la Península, dichas manchas llegan a desaparecer.

 
  Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la fotografía se observa aún algo de la mancha oscura que en su día fue el collar y que da nombre a la especie. En los ejemplares más viejos de la subespecie presente en la Península, dichas manchas llegan a desaparecer.  
 

Las hembras son más robustas y grandes, mientras que los machos presentan una cola más larga en proporción. Los juveniles son más pardos y tienen dos  franjas blanquecinas o amarillentas a los lados del cuello que en algunos ejemplares terminan por unirse y unas manchas oscuras por detrás de estas con forma semilunar, que confieren a la culebra el aspecto de tener un collar (lo que le da el nombre a la especie). Los recién nacidos miden entre 13 y 22 cm y pesan unos 3 gramos.

   
 

Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la imagen se puede apreciar el color verde oliva y las numerosas manchas oscuras distribuidas a lo largo del cuerpo.

 
  Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la imagen se puede apreciar el color verde oliva y las numerosas manchas oscuras distribuidas a lo largo del cuerpo.  
 
 
Los recién nacidos y juveniles no tienen posible confusión con otras especies de la zona, en cuanto a los adultos, algún ejemplar viejo que ha perdido el collar pudiera ser confundido con el adulto de la culebra bastarda, pero se distingue porque la culebra de collar presenta la escama frontal al mismo nivel que las supraoculares, mientras que en la bastarda está hundida con respecto a esas escamas.

 
   
 

Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la imagen se puede apreciar el color verde oliva y las numerosas manchas oscuras distribuidas a lo largo del cuerpo.

 
  Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En la imagen se puede apreciar el color verde oliva y las numerosas manchas oscuras distribuidas a lo largo del cuerpo.  
 

Biología y ecología:

El hábitat ideal de la culebra de collar en la Sierra de Guadarrama podría ser un prado herbáceo húmedo y fresco, con matorral disperso y alguna charca o acequia que albergara una buena población de sapos y ranas.
No obstante la culebra de collar puede ser encontrada en todo tipo de bosques: encinares, robledales, pinares, etapas de degradación de estos siempre que sean bastante húmedos, así como bosques de ribera, carrizales, etc. Cuando más seco sea el ecosistema más dependencia tendrá de algún punto de humedad. Los ejemplares juveniles presentan más dependencia de medios acuáticos, mientras que los adultos son observados más lejos de éstos (aunque siempre en zonas algo frescas y húmedas).
Aunque puede subir alto (se han citado ejemplares en altitudes superiores a los 2000 metros en el Sistema Central, se hace muy rara por encima de los 1600 metros.

 
   
 

La cabeza de la culebra de collar (Natrix natrix), presenta un hocico romo, una ceja bien marcada y unos ojos muy grandes, rasgo que, normalmente, está presente en los ofidios que buscan activamente sus presas.

 
  La cabeza de la culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora), presenta un hocico romo, una ceja bien marcada y unos ojos muy grandes, rasgo que, normalmente, está presente en los ofidios que buscan activamente sus presas.  
 

En los Montes de Valsaín, parece una especie poco abundante con una distribución casi limitada a las dos masas de agua más importantes como son el embalse del Pontón y la presa del Salto del Olvido, donde hemos recogido algunas citas, también la hemos encontrado en el río Eresma y en algunas charcas artificiales creadas para la reproducción de anfibios. Y una cita alejada en el límite de los Montes de Valsain en La Canchina a 1610 msnm, así como otro ejemplar en el puerto de Cotos a más de 1800 msnm.

 
   
 

La culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) está presente en las dos masas de agua más importantes de los Montes de Valsaín (en la foto embalse del Pontón Alto), debido a que en sus cercanías puede encontrar los anfibios que constituyen sus presas predilectas.

 
  La culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) está presente en las dos masas de agua más importantes de los Montes de Valsaín (en la foto embalse del Pontón Alto), debido a que en sus cercanías puede encontrar los anfibios que constituyen sus presas predilectas.  
 

Puede moverse en medios acuáticos como terrestres, siendo ágil en tierra y buena nadadora en agua. Aunque principalmente es diurna la hemos encontrado en días cálidos del verano durante el crepúsculo.

Hiberna desde marzo  a abril. Pudiera tener dos épocas de celo al año, en primavera y otoño, aunque lo normal es que el celo tenga lugar entre finales de abril y finales de Mayo o principios de Junio. En los enclaves con buena abundancia se citan copulas comunales con una bola de machos sobre una hembra. Cuanto mayor es la hembra, mayor es su capacidad de atraer más machos.
 
   
 

La culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) presenta unas escamas fuertemente aquilladas, que resultan asperas al tacto. Rasgo que comparte con víboras y culebras viperinas.

 
  La culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) presenta unas escamas fuertemente aquilladas, que resultan asperas al tacto. Rasgo que comparte con víboras y culebras viperinas.  
 

Durante el cortejo los machos frotan su mentón sobre el cuerpo de la hembra.  Mientras dura la época de celo los machos presentan una gran movilidad pudiendo recorrer más de 50 m al día de media, mientras que en julio son las hembras la que desarrollan mayores movimientos buscando un buen emplazamiento para su puesta, pudiendo recorrer más de 110 m al día, de media. Las puestas suelen tener lugar en la zona en el mes de julio y se suelen realizar bajo hojarasca, troncos, en madrigueras, bajo montones de estiércol, etc. Ponen entre 6 y 50 huevos, habiendo relación entre el tamaño de la hembra y el tamaño de la puesta.

 

Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) En los ejemplares juveniles y subadultos, se aprecia bien el collar crema o amarillento que, remarcado por las manchas oscuras, da el nombre a la especie, además el color general es pardo más verdoso que en los ejemplares juveniles.

 
  Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) En los ejemplares juveniles y subadultos, se aprecia bien el collar crema o amarillento que, remarcado por las manchas oscuras, da el nombre a la especie, además el color general es pardo más verdoso que en los ejemplares juveniles.  
 

Se han referido puestas comunales e incluso mixtas con culebra viperina (Matrix maura). Los huevos son blancos miden entre 15-20 mm de ancho por 25-30mm  de largo y pesan en torno a 5 gramos. La incubación dura entre mes y medio y dos meses (40 a 60 días) y las eclosiones suelen ser entre agosto y octubre. La maduración sexual se alcanza a los 3 años en los machos, con algo más de 40cm de longitud y a los 4 ó 5 años en las hembras, con más de 60 cm de longitud. Parece ser, que la mayoría de las hembras en edad reproductora lo hacen todos los años.

 
   
 

Ejemplar juvenil de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) a punto de mudar su piel, por este motivo presenta la escama del ojo de aspecto algo opaco. En los ejemplares juveniles, se aprecia bien el collar crema o amarillento que, remarcado por las manchas oscuras, da el nombre a la especie, además el color general es pardo, mientras que los adultos van tornándose más verdosos.

 
  Ejemplar juvenil de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora) a punto de mudar su piel, por este motivo presenta la escama del ojo de aspecto algo opaco. En los ejemplares juveniles, se aprecia bien el collar crema o amarillento que, remarcado por las manchas oscuras, da el nombre a la especie, además el color general es pardo, mientras que los adultos van tornándose más verdosos.  
 

Su alimentación es básicamente y, en un porcentaje altísimo, de anfibios anuros (sapos y ranas), habiéndose documentado las siguientes especies: alytes obstetricans, bufo bufo, bufo calamita, discoglossus galganoi, rana iberica, pelophylax perezi  y salamandra salamandra. También puede llegar a comer algún pez pequeño y los juveniles pueden ingerir invertebrados, larvas de anfibios y algún ejemplar de éstos recien metamorfoseado. También se ha citado el consumo muy ocasional de topillos.

 

Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En este ejemplar apenas queda una pequeña mancha negra bastante difuminada de lo que antes fue un collar bien definido.

 
  Ejemplar adulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). En este ejemplar apenas queda una pequeña mancha negra bastante difuminada de lo que antes fue un collar bien definido.  
 
Buscan activamente la comida y se han documentado consumos de una presa cada 20 días de media, lo que parece un consumo abundante para un ofidio.
Se han estimado edades de hasta 16 años en machos y 19 años en hembras en libertad.

 
 

Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Los tonos verde marronáceos van tornándose más turquesa a medida que va alcanzando la edad adulta.

 
  Ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). Los tonos verde marronáceos van tornándose más turquesa a medida que va alcanzando la edad adulta.  
 

Las culebras de collar suelen moverse mucho y tener grandes áreas de campeo, la bibliografía habla de 19 hectáreas par los machos y 13 para las hembras, aunque antes de mudar apenas se mueven. Suelen realizar muda de piel dos veces al año.
Entre sus muchos depredadores se encuentran las rapaces como milanos, ratoneros, águilas culebreras, búhos reales, lechuzas, aguiluchos, abejeros, otras aves, como garzas y cigüeñas y mamíferos como garduñas, tejones, ginetas, nutrias, erizos y gatos domésticos. Entre los reptiles la culebra bastarda puede dar cuenta de ejemplares juveniles de la especie.

 
 

En la fotografía se puede apreciar un curioso comportamiento defensivo muy común en esta especie que consiste en el fingimiento de su muerte. Para ello adoptan posturas con el cuello torcido y la cabeza ladeada, a menudo muestran el vientre y los ejemplares más teatreros incluso dejan la lengua fuera de la boca.

 
  En la fotografía se puede apreciar un curioso comportamiento defensivo muy común en esta especie que consiste en el fingimiento de su muerte. Para ello adoptan posturas con el cuello torcido y la cabeza ladeada, a menudo muestran el vientre y los ejemplares más teatreros incluso dejan la lengua fuera de la boca.  
 

La culebra de collar es una especie totalmente inofensiva, tímida como todos los ofidios, que suele tener como mecanismo principal de supervivencia la huida, siendo relativamente rápida. Si se siente acorralada puede resoplar y simular ataques con la boca cerrada. Si se la coge rara vez muerde (más frecuente la mordedura en ejemplares de mayor tamaño) y lo que suele hacer, además de intentar escaparse, es expeler un líquido nauseabundo del interior de sus glándulas cloacales. Además de esto, suele fingirse la muerta, manteniéndose inmóvil, con el vientre hacia arriba, la boca abierta y la lengua fuera.

 
 

Detalle de los grandes ojos de un ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora).  La culebra de collar es uno de los ofidios más difíciles de ver en el Guadarrama segoviano. Pudiéndosele observar junto a charcas, ríos y arroyos en busca de algunas de sus presas preferidas, los anfibios. Muchos de estos avistamientos tienen lugar entre finales de Mayo y  principios de Junio.

 
  Detalle de los grandes ojos de un ejemplar subadulto de culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora). La culebra de collar es uno de los ofidios más difíciles de ver en el Guadarrama segoviano. Pudiéndosele observar junto a charcas, ríos y arroyos en busca de algunas de sus presas preferidas, los anfibios. Muchos de estos avistamientos tienen lugar entre finales de Mayo y principios de Junio.  
 
Aunque pasa bastante desapercibida y se ha encontrado por varios puntos a lo largo del pie de monte de la sierra, es una especie poco frecuente en la Sierra de Guadarrama que no alcanza las abundancias que se presumen en el norte o en la vecina Sierra de Gredos.
Sus mayores amenazas provienen de la pérdida de hábitats, de la presión humana que mata a los ofidios sistemáticamente, de la desecación de humedales y de la mala situación que están atravesando las poblaciones de anfibios, que como hemos dicho antes, constituyen su dieta fundamental.      

 
   
 

Coloración ventral de la culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora), con el clásico diseño ajedrezado. Algunos individuos presentan el vientre uniformemente oscuro.

 
  Coloración ventral de la culebra de collar mediterránea (Natrix astreptophora), con el clásico diseño ajedrezado. Algunos individuos presentan el vientre uniformemente oscuro.  
   
Inicio | Sobre mi | Firmar libro visitas| Leer libro visitas | Contactar