Anfibios de Valsaín
Frutos del Bosque
Enebro
Sabina albar
Encina
Melojo
Avellano
Arándano
Manzano silvestre
Mostajo
Mostajo de monte
Serbal cazadores
Majuelo
Endrino
Cerezo
Fresa silvestre
Zarza
Frambueso
Rosal silvestre
Arraclán
Acebo
Tejo
Bonetero
Espino cerval
Hiedra
Aligustre
Dulciamarga
Saúco
Yezgo
Cerecillo
Madreselva
Mundillo
Morrionera
Muérdago
Aro
Peonía
Nueza
Uva de raposa
Sello de salomón
Falsa belladona
dos Un tres
 

Descripción:

Árbol de hasta 20 ó 25 metros de altura, copa ancha con poca densidad. La corteza del tronco está agrietada y es gruesa. Las ramas y las yemas están cubiertas por una borra blanca. Las hojas son caducas, lobuladas, oblongas, cubiertas de una densa capa de pelos, que van perdiendo con el avance de la temporada. Son de color verde en el haz y cenicientas por el envés, miden de 7 a 16 mm de largo. Presentan flores en forma de amentos, los masculinos de entre 5 a 10 cm, que cuelgan de las ramillas. Las flores femeninas son sentadas o pedunculadas. Al bosque de melojos se le llama mata.

El rebollo está en la frontera entre los árboles de carácter atlántico de hoja caduca y los de carácter mediterráneo de hoja perenne, porque aunque es un árbol caducifolio, sin embargo, presenta el fenómeno de la marcescencia por el cual, algunas hojas, especialmente las más bajas, permanecen secas en el árbol, hasta que son empujadas por los brotes de las nuevas. No obstante, tienen unos requerimientos de agua mayores que otras quercínidas más mediterráneas, protegiéndose de la desecación con un fuerte tomento en sus hojas.

El melojo se utilizó para leña y sobre todo para carboneo por lo que las matas que encontramos no suelen ser muy añejas, aunque en Valsaín ya se empiezan a encontrar muchos ejemplares que superan los 15 metros.

El fruto es una bellota, solitaria o agrupada en grupos de 2 ó 3, de 15 a 45 mm de largo por 10 a 25 mm de ancho, marrones, con pedúnculo corto, con un dedal de 6 a 18 mm de largo, con escamas poco prominentes. Las bellotas maduran en otoño (de octubre a noviembre) del mismo año de su fructificación, siempre en ejemplares de más de 20 años de edad. Se cría en laderas y faldas de montañas sobre sustratos silíceos. En Valsaín se encuentra desde los 1100 metros hasta los 1600 m.s.n.m.

De entre los melojos más grandes que podemos encontrar en la zona de los Montes de Valsaín podemos seleccionar los de El Parque, ya cuando se acercan al límite con el Pinar, los de la Pinochera superados ya en altura por los jóvenes pinos o los de la vecina Mata de la Saúca.

 
  Melojo, rebollo, marojo, tozo, roble (Quercus Pyrenaica)  
   
   
 

Usos del fruto:

Las bellotas son más amargas que las de encina, por lo que no sirven para el consumo humano pero sirven de alimento a los animales domésticos (cerdos en Valsaín y salvajes como jabalíes, arrendajos y palomas torcaces). Además en los años secos producen mela (una especie de miel) apreciada por las abejas.

El epíteto pyrenaica, no está, lo que se dice, muy buen puesto, pues es un árbol que aparece muy poco en el Pirineo, se le debe al alemán Karl Ludwing von Willdenow que lo nombró basándose en unas pocas muestras que al parecer le habían etiquetado como procedentes de alguna zona del Pirineo.

Rebollo parece que viene del latín repullus, significando sin duda su capacidad para rebrotar.

 
  Melojo, rebollo, marojo, tozo, roble (Quercus Pyrenaica)  
   
   
 

 

 
Inicio | Sobre mi | Firmar libro visitas| Leer libro visitas | Contactar